La resiliencia y adaptabilidad son las fuerzas que impulsaron las principales tendencias de consumo para este año. La pandemia alteró para siempre el comportamiento del consumidor llevándolo a sobreponerse a esta dificultad y adquiriendo nuevos hábitos que encaminan nuevas tendencias que aquí te compartimos:

  • Obsesión por la seguridad. Los consumidores se han vuelto más exigentes con los estándares de sanitización.
  • Jugando con el tiempo. Las actividades ahora son programadas en un orden no convencional para adaptarse a las demandas de tiempo individuales.
  • Reconstruyendo para mejor. El 70% de los profesionales espera que los consumidores se preocupen más por la sostenibilidad que antes de la Covid-19.
  • Ahorradores y reflexivos. Los consumidores ahora son más cautelosos con su presupuesto adquiriendo productos y servicios de valor agregado y asequible.
  • Espacios de trabajo. La colaboración remota ha redefinido el entorno de oficina tradicional y se ha encontrado un equilibrio entre el trabajo y la vida personal.
  • Realidad phygital. Se han facilitado procedimientos más seguros en las tiendas con la utilización de herramientas digitales.

Sin lugar a dudas el cambio más importante se ha visto reflejado en la forma en que los consumidores acceden a productos y servicios, dejando el e-commerce como el rey de esta tendencia.

One more thing… la consultora IDC (Información Dinámica de Consulta) estima que el comercio digital crezca un 60% en México en este año, lo que representa acelerar de 3 a 5 años de evolución.

Fuente: Euromonitor International